Síguenos también en :
Facebook
Twitter

Tabaco para generar bioetanol y biodiésel

El tabaco como biocombustible es un futuro lleno de ventajas. Se trata de modificar genéticamente la planta para que esta produzca unos aceites en cantidades suficientes,  a veces unas 20 veces mas de lo habitual, como para generar un combustible ecológico, biodiesel.  Así mismo, la materia orgánica se utilizaría como biomasa para la producción de energía térmica.

Su producción a su vez está llena de ventajas. Dado la escasa cantidad de agua necesaria para su cultivo, se pueden utilizar terrenos no aptos para cualquier otro producto, con la consiguiente mano de obra rural que se utiliza para ello. También se reduciría el uso de otro tipo de combustibles fósiles, mucho más contaminantes y cuyo uso genera mayor impacto medioambiental. Al ser fácilmente producibles son a su vez mucho más económicos que los combustibles fósiles que no son regenerantes.  Muchas productoras actuales de tabaco darían salida a su producción, afectadas algunas de ellas por la crisis.

Existen especies nicotinianas denominadas invasoras en algunas comunidades autónomas. Su aprovechamiento ahorraría costes de eliminación de plagas y reduciría sus efectos negativos en el entorno.

El estudio sobre la modificación genética de la planta del tabaco está produciendo avances a su vez en la utilización de otro tipo de residuos orgánicos para la producción de biocombustibles.

Existen en España varias empresas que ya trabajan en mayor o menor escala con este producto como en Almería  la empresa Albaida Recursos Naturales y Medioambiente y la Fundación Cajamar, en Castellón, la empresa Azahar Energía, en colaboración con Abba Gaia, en Extremadura, varias cooperativas agrarias cacereñas especializadas en el cultivo del tabaco, entre otros.

TopDollarMobile

Deja un comentario