Síguenos también en :
Facebook
Twitter

Cada año, veinte millones de terminales móviles se renuevan.

En España, están activas más de cincuenta y cinco millones de líneas móviles, según datos actualizados a julio de 2011. Esto significa que, teniendo en cuenta que el uso de los aparatos móviles es de entre dieciocho y veinticuatro meses, ya sea por el fin del contrato de permanencia, por aprovechar una oferta, por pérdida o rotura, porque nos regalan uno nuevo o, simplemente, porque nos hemos cansado de nuestro móvil actual y nos apetece cambiar a otro que nos ofrezca más aplicaciones, implica que unos veinte millones de teléfonos, incluso más, pasan a quedar olvidados en un cajón, de pisapapeles en una estantería, reciclados o, en el peor de los casos, en el cubo de la basura.

Los teléfonos móviles, entre otros componentes, tienen metales tóxicos como arsénico, berilio, cadmio y plomo. Cuando estos aparatos terminan su recorrido en un vertedero o en una incineradora, estos materiales tóxicos se liberan en el ambiente, ya sea en la tierra o en el aire, contaminando, en última instancia, nuestra cadena alimentaria.

La alternativa más responsable es enviar a reciclar nuestro viejo móvil para evitar un aumento innecesario de contaminación que, con un promedio de 150 gr por teléfono, generaría unas 3.000 toneladas de basura tóxica al año.

¿Aportas tu grano de arena para evitarlo?

TopDollarMobile

Deja un comentario