Síguenos también en :
Facebook
Twitter

12,500 botellas de plástico viajando por el mar

12,500 ése es exactamente el número de botellas de plástico que necesitaron David de Rothschild y sus socios para construir el Plastiki, un catamarán de 18 metros de eslora, con el que cruzaron el océano Pacífico, de San Francisco a Sydney, en un viaje de algo más de cuatro meses de duración.

Este apasionante aventura, que a más de uno puede sonar a verdadera locura, surgió cuando el explorador David Rothschild leyó un informe según el cual cada milla cuadrada de océano contiene 46,000 piezas de basura de plástico flotante. Investigando más aún sobre unos números que le parecían demasiado altos para ser una realidad, descubrió que la mayoría de los desperdicios que se encuentra en el mar son plástico y, lo que es más, toda esta polución se agrupa principalmente en cinco grandes anillos de corriente marina.

Sorprendido por la falta de datos concretos y, principalmente, por el desconocimiento que tenemos realmente sobra la cantidad de basura plástica que se está acumulando en nuestros mares y océanos y el daño que supone para sus distintos ecosistemas, Rothschild decidió centrar todos sus esfuerzos en el proyecto Plastiki.

Construyeron el catamarán con botellas de plástico recicladas, distintos materiales como tuberías y tela biodegradable y eligieron energías no contaminantes (solar, viento) como forma de propulsión y con ello lanzaron su propuesta al mundo: una expedición que rindiera homenaje a la famosa aventura del Kon-Tiki y que ayudara a dar relevancia e informar sobra la peligrosa huella que estamos dejando en nuestros mares.

Han pasado casi dos años desde la travesía del Plastiki por el océano Pacífico. Desgraciadamente, seguimos produciendo plásticos contaminantes, pero somos un poco más conscientes del daño que producen en nuestro planeta y de cómo podemos ayudar a aliviarlo.

Usar bolsas de tela o papel, elegir envases de otros materiales, reutilizar el plástico y reciclar correctamente son algunas de los pequeños gestos cotidianos al alcance de todos.

Por supuesto, el plástico no es el único elemento contaminante que debemos y podemos reciclar.

En TopDollarMobile trabajamos a diario para reciclar de forma responsable los viejos teléfonos móviles y tablets que ya no usamos. Si funcionan, se les da una segunda vida, si ya no están operativos, se reciclan sus componentes adecuadamente.

Si tienes algún teléfono o Tablet en casa que ya no uses, no lo tires, recíclalo con nosotros. El proceso es sencillo, lo recogemos de forma gratuita en tu casa y pagamos el precio más alto del mercado.

TopDollarMobile

Deja un comentario